La verdadera “alquimia interior”

relajacion1

El amor es el único milagro. El amor es la escalera del infierno al cielo. Habiendo aprendido a amar, lo has aprendido todo. Si no has aprendido a amar, has desperdiciado toda tu vida. La gente que hace preguntas sobre Dios, en realidad no están preguntando sobre Dios; más que preguntar, están declarando que no han conocido lo que es el amor. Uno que conoce el amor, ha conocido al amado; el amor es la visión del amado. Uno que hace preguntas sobre la luz, simplemente revela que está ciego.
Uno que hace preguntas sobre Dios, simplemente revela que su corazón no ha florecido en el amor. Nunca preguntes sobre Dios. Si no puedes verle, eso simplemente demuestra que no tienes ojos para ver; si no puedes oírle, eso simplemente revela que eres sordo; si no puedes tocarle, eso simplemente revela que no tienes manos, que no tienes sensibilidad alguna. Dios no es el problema, Dios no puede ser el problema. Dios no está muy lejos; Dios está aquí y ahora. Todo lo que existe, existe en Dios y es Dios. Así pues, ¿cómo puede ser Dios el problema? No has de buscar a Dios porque ¿dónde Le buscarás? Está en todas partes. Simplemente has de aprender a abrir tus ojos al amor. Una vez el amor haya penetrado en tu corazón, encontrarás allí a Dios. El amado reside en el estremecimiento del amor; en la visión del amor, se encuentra la visión de Dios.
Así, pues,

Dios es la única y verdadera alquimia interior: transforma tu vida mundana en divina. Y te digo que es la única alquimia porque cambia el burdo metal en oro. Sin amor la vida es aburrida, gris, sin color, sin canciones, sin celebración. Uno se va arrastrando y sólo espera la muerte: la muerte vendrá para liberarte de tu perpetua pesadez. El amor aporta color: lo gris, de repente, se transforma en un arco iris explotando en mil y un colores y la monotonía y el aburrimiento se convierten en psicodelia. El amor cambia por completo la atmósfera de tu ser interior. Y a través de ese cambio, toda la existencia es cambiada. Exteriormente no cambia nada, pero una vez te encuentras lleno de amor tienes ante ti una existencia totalmente distinta.

Dios y el mundo no son dos cosas: es la única existencia. Solamente hay una existencia: vista sin amor, parece materialista. Vista con amor, Dios se asemeja al mundo, al samsara.Visto a través del amor, el mundo es transformado, transfigurado… y el mundo se convierte en divino.
Sí, entonces aparece la música. Cuando el amor ha surgido, entonces suceden los milagros: ante tu vista aparece la música; en el sonido surge un luminoso silencio. El amor es mágico. Y toda la enseñanza de Kabir es la del amor. Él llama al amor “la divina melodía”. El corazón, vibrando de amor, se convierte en una flauta en los labios de Dios… y nace una canción.

(Osho de su Libro Vida-Amor-Risa).

58144_314270322037755_409760933_n

Dia 71: Empezar otra vez

281628_244218048932573_154317147922664_868416_3919553_n

Mirad en derredor: sea lo que fuere lo que estuvierais haciendo, eso no es el fin. Abríos otra vez, dejad que el viaje empiece otra vez. Incorporad cosas nuevas, a veces peculiares, excéntricas, otras casi locas; todas ayudan.

A todos los inventores se los considera personas locas, excéntricas… 1o son, porque van más allá del límite. Encuentran sus propios caminos. jamás caminan por las autopistas, no son para ellos; se mueven en el bosque. Hay peligro, pueden llegar a perderse, quizá no sean capaces de volver con la multitud, pierden contacto con la manada.
A veces podéis fracasar. No digo que no podáis hacerlo -con lo nuevo siempre hay peligro-, pero también sentiréis el entusiasmo. Y ese entusiasmo vale la pena el riesgo… vale la pena a cualquier precio.
Así que, o bien incorporad algo nuevo al trabajo viejo para que sea nuevo y os ayude a crecer, que deje de ser mecánico y se torne orgánico, o bien cambiad todo y empezad a hacer algo nuevo, absolutamente nuevo. Empezad de cero y convertíos en alfareros, en músicos, en bailarines o en vagabundos,¡cualquier cosa servirá!
Por lo general, la mente dirá que esto está mal, ya os halláis establecidos, sois esto y aquello; tenéis un cierto nombre y fama y mucha gente os conoce, el trabajo os va bien y ganáis un buen dinero, las cosas se encuentran asentadas,

¿por qué molestaros? Eso os dirá la mente. Nunca le prestéis atención, pues la mente está al servicio de la muerte.

(DÍA A DÍA, 365 meditaciones para el aquí y el ahora de Osho).

940938_409885062442068_1126578922_n

Dia 69: Control

1461204_745089385506743_1807883239_n (1)

La vida está más allá de vuestro control. Podéis disfrutarla, pero no controlarla. Podéis vivirla, pero no controlarla. Podéis bailarla, pero no controlarla.

Por lo general, decimos que respiramos, y eso no es verdad… la vida nos respira a nosotros. Pero no dejamos de pensar en nosotros mismos como hacedores, y eso crea el problema. En cuanto os volvéis controlados, demasiado controlados, no permitís que la vida os acontezca. Tenéis demasiadas condiciones y la vida no puede realizar ninguna.
La vida os sucede únicamente cuando la aceptáis de manera incondicional; cuando estáis dispuestos a darle la bienvenida sin importar la forma en que aparezca y que adopte.
Pero una persona que tiene demasiado control siempre le pide a la vida que llegue de una forma determinada, cumpliendo ciertas condiciones… y la vida ni se molesta; pasa de largo junto a esa gente, que permanece casi muerta, vegetando.
Cuanto antes rompáis el confinamiento del control, mejor, porque todo control procede de la mente. Y vosotros sois más grandes que la mente. De modo que una pequeña parte intenta dominar, dictar. La vida sigue moviéndose y os deja atrás, y entonces os frustráis. La lógica de la mente es tal que os dice: «Mirad, no lo controlasteis bien, por eso lo perdisteis, así que controlad más».
La verdad es justo lo opuesto: las personas se pierden cosas porque controlan demasiado. Sed como un río salvaje, y mucho, mucho de lo que ni siquiera sois capaces de soñar, de imaginar, de esperar, os estará disponible a la vuelta de la esquina. Pero abrid la mano; no sigáis llevando la vida de un puño, porque esa es la vida del control. Llevad la vida de una mano abierta. Tenéis disponible todo el cielo, no os conforméis con menos.

(DÍA A DÍA, 365 meditaciones para el aquí y el ahora de Osho).

Reflexiones-sobre-la-Gratitud

Dia 68: Objetivos

533726_426435820703577_1749070690_n

La vida no tiene objetivos… ¡y ahí radica su belleza!

Si la vida tuviera un objetivo, las cosas no serían tan hermosas, porque un día llegaréis al final, y entonces después todo sería simplemente aburrido. Habría repetición, repetición, repetición; seguiría el mismo estado monótono… y la vida aborrece la monotonía. Continúa creando nuevos objetivos.. ¡porque no tiene ninguno! En cuanto alcanzáis un cierto estado, la vida os da otro objetivo. El horizonte no deja de aparecer delante de vosotros, jamás lo alcanzáis, siempre estáis en el camino… a punto de llegar. Y si entendéis eso, entonces toda la tensión de la mente desaparece, porque la tensión está en buscar un objetivo, en llegar a alguna parte.
La mente continuamente anhela una llegada, mientras que la vida es una continua partida y llegada… pero llegar para volver a partir. No tiene una finalidad. Nunca es perfecta, y esa es su perfección. Es un proceso dinámico, no algo muerto y estático.
La vida no se haya estancada… ¡fluye y fluye y no hay otra orilla! En cuanto comprendéis esto, comenzáis a disfrutar del viaje en sí. Cada paso es una meta, y no hay un objetivo. Esta comprensión, una vez que se asienta en vuestro centro interno, os relaja.
Entonces no hay tensión porque no hay ninguna parte a donde ir, de manera que no podéis extraviaros.

(DÍA A DÍA, 365 meditaciones para el aquí y el ahora de Osho).

163573_408773232553251_1791110266_n

Dia 66: Vale

tristeza e ira

Vale no es suficiente. Vale no es una palabra muy extática; es simplemente tibia. Así que sentíos bendecidos, y es una cuestión de sensación. Aquello que sintáis, eso es en lo que os convertís. Es vuestra responsabilidad.

Eso es lo que queremos dar a entender en la India cuando decimos: «Es vuestro propio karma». Karma significa vuestra propia acción. Es lo que os habéis hecho a vosotros mismos.
Y en cuanto entendéis que se trata de lo que os habéis hecho a vosotros mismos, podéis desprenderos de ello. Es vuestra actitud; nadie os fuerza a sentir de esa manera. Vosotros la habéis elegido, quizá inconscientemente, quizá por algún motivo sutil que en su momento os pareció bien pero que resulta ser amargo,pero vosotros la habéis elegido.
En cuanto entendéis que sois vosotros, ¿por qué conformaros con un vale? Eso no es mucho, y vuestra vida no será una vida de canción, baile y celebración. Diciendo vale, ¿cómo vais a celebrarlo? Diciendo vale, ¿cómo vais a amar? ¿Por qué ser tan mezquino al respecto?
Pero hay, muchas personas plantadas en el vale. Han perdido toda energía debido a sus ideas. Vale es corno una persona que no está enferma pero tampoco sana; está así, así. No se encuentra enferma, pero tampoco viva v sana. No puede celebrar.
Os sugeriría que si os resulta muy difícil sentiros felices, como mínimo sentíos desdichados. Eso será algo; al menos tendréis energía. Podéis llorar. Quizá no seáis capaces de reír, pero sí son posibles las lágrimas. Incluso eso será vida. Pero vale solamente es muy frío. Y si se trata de una cuestión de elección,

¿por qué elegir con mezquindad cuando podéis elegir la felicidad?

(DÍA A DÍA, 365 meditaciones para el aquí y el ahora de Osho).

Moonlit_Fairy_by_Pygar

Dia 59: Libertad

248037_414245118672729_375481565_n

La vida es insegura… eso significa que es libre. Si hay seguridad, entonces habrá esclavitud; si todo es seguro, entonces no habrá libertad.

Si el mañana está arreglado, entonces podéis tener seguridad, pero no libertad. De ese modo sois como robots. Tenéis que realizar determinadas cosas que están predestinadas. Pero el mañana es hermoso porque representa absoluta libertad. Nadie sabe qué es lo que va a suceder. Nadie sabe si estaréis respirando, ni siquiera si estaréis vivos. De ahí su belleza, porque todo está en el caos, es un desafío, y todo existe como una posibilidad.
No esperéis consuelo. De lo contrario, seguiréis inseguros. Aceptad la inseguridad… y entonces desaparecerá y dejaréis de estar inseguros. No es una paradoja, es una sencilla verdad… paradójica, pero absolutamente cierta. Hasta ahora habéis existido, así que,¿por qué preocuparon por el mañana? Si podéis existir hoy, si pudisteis existir ayer, el mañana también se encargará de sí mismo.
No penséis en el mañana y moveos con libertad. Una persona debería ser un caos relajado.Cuando lleváis una revolución en vuestro interior, cada momento aporta

(DÍA A DÍA, 365 meditaciones para el aquí y el ahora de Osho).

s_img_new (1)