Vive este Momento…

551405_mujeres_oxigeno_respirar

No sé cuántas veces habremos oído decir: “La vida es un regalo”. Y sin embargo, en todo lo que hacemos, en todo lo que ocurre, no siempre lo vemos de esa manera.
Oímos que la vida es valiosa. Pero en la rutina diaria de ver gente, gente, gente por todas partes; en la rutina diaria, mientras intentamos salir adelante… quizá se nos olvida.
Y cada mañana tiene que sonar la alarma para despertarnos. Y cada mañana, vamos pensando, mientras pasamos por la rutina diaria, pensamos en lo que va a ocurrir.
Sabemos lo que queremos que ocurra. Sabemos que “tengo que ir a la parada del autobús”, o “tengo que subirme al coche”. “Debo ir a la oficina”, “debo ir a la tienda”, “debo ir…”.
Y todos esos “deberes” los colocamos por delante de nuestra existencia.
La existencia es un río… y va pasando. Y algunos tratan de remar con las manos, diciendo: “Más rápido, tengo que ir más rápido…”.
¿Por qué quieres acelerar? ¿No sabes lo que te espera al final de esta visita? ¡Es evidente!

Pero algunos quieren acelerar, y el tiempo no les deja.
El tiempo es algo maravilloso.
Pasa muy rápido, pasa muy lento, pero no te deja ir más rápido o más lento que él.
Estás atrapado, atrapado en esta barquita que va navegando…
No va a ir más rápido de lo que debe, ni tampoco irá más despacio. Va realizando su travesía.
El destino de este viaje no está al final. El destino es ahora. El destino está dentro.
El propósito de este viaje no es ir del punto “A” al punto “B”, sino disfrutar de cada fracción de instante entre esos dos puntos.
La sencilla inocencia de la vida:

Despertarse por la mañana y estar feliz, sin ninguna razón en absoluto. Eso es simple inocencia.
Estar vivo, y estar contento de estar vivo.
Estar consciente, consciente del disfrute.
Estar consciente del “ahora”.
Es entonces cuando el viaje empieza a ser hermoso.
Es entonces cuando empiezas a comprender lo que es la sencillez.
Es entonces cuando empiezas a comprender que esto de verdad es un regalo. ¡Un regalo!

Vive este momento, cada momento, de la forma más consciente que puedas. Y disfrútalo. Lo esencial es disfrutarlo.

(Prem Rawat–Maharaji).

shutterstock_144487549_web-1024x682

Dia 301: Padres

tercera_edad-ancianos-adultos_MUJIMA20120827_0014_31

Siempre es bueno llegar a un entendimiento con los padres.

Es una de las cosas básicas. Gurdjieff solía decir: «A menos que estéis en buena comunión con vuestros padres, habéis errado vuestra vida». Si persiste cierta ira entre vosotros y vuestros padres,jamás os sentiréis cómodos. Allí donde estéis, os sentiréis un poco culpables. Jamás seréis capaces de olvidar y de perdonar. Los padres no son solo una relación social. Habéis venido de ellos. Formáis parte de ellos, sois una rama de su árbol. Aún estáis arraigados en ellos.
Cuando los padres mueren, algo muy arraigado muere en vuestro interior. Cuando los padres mueren, os sentís solos por primera vez, desarraigados. De modo que mientras están vivos, deberíais hacer lo necesario para que surja entendimiento y os podáis comunicar con ellos y ellos con vosotros. Entonces las cosas se asientan y las cuentas se saldan. Y cuando abandonen el mundo -se marcharán algún día-, no os sentiréis culpables, no os arrepentiréis; sabréis que las cosas están aclaradas. Ellos han sido felices con vosotros; vosotros habéis sido felices con ellos.

(DÍA A DÍA, 365 meditaciones para el aquí y el ahora de Osho).

madre anciana y su hija

Dia 270: Ignorancia

Portada-1024x640

Al ignorar de lo interior uno permanece ignorante. No soslayar lo interior es el comienzo de la sabiduría. Me gusta la palabra ignorancia. Significa que algo ha sido soslayado, dejado atrás… no le habéis prestado atención.

Algo hay ahí -siempre ha estado ahí-, pero lo habéis descuidado. Quizá se lo puede soslayar con facilidad porque siempre está ahí. Siempre soslayamos aquello que siempre está ahí; siempre tomamos nota de lo nuevo porque lo nuevo aporta cambio. El perro sigue sentado si nada se mueve a su alrededor… puede descansar, puede soñar. Pero en cuanto algo se mueve de inmediato se pone alerta. Aunque solo sea una hoja muerta, empezará a ladrar. Ese es exactamente el estado de la mente; toma nota únicamente cuando algo cambia, y luego vuelve a quedarse dormida.
Y nuestro tesoro interior siempre ha estado con nosotros. Es muy fácil de ignorar; hemos aprendido a hacerlo. Ese es el significado de la palabra ignorancia.
Dejad que vuestra búsqueda sea el comienzo de no soslayar lo interior, y el despertar se producirá por sí solo. Y cuando el amor despierta, la vida posee un sabor totalmente diferente. Adquiere el sabor del néctar, de la inmortalidad.

(DÍA A DÍA, 365 meditaciones para el aquí y el ahora de Osho).

250294_148351958569688_117762934961924_317678_6817268_n

Dia 260: Liberación de vosotros mismos

10461660_667906373340813_8826030737150329630_n (Problemas o dificultades)

La iluminación no es un estado de éxtasis, esta más allá del éxtasis.

La iluminación no tiene excitación en sí misma; el éxtasis es un estado de excitación.El éxtasis es un estado mental, un hermoso estado mental, pero solo eso al fin y al cabo. El éxtasis es una experiencia. Y la iluminación no es una experiencia, porque no queda nadie que la experimente. El éxtasis sigue en el ego, la iluminación está más allá del ego. No es que os iluminéis… dejáis de ser, entonces la iluminación es. No es que os liberéis, no es que permanezcáis en esa liberación, liberados… os liberáis de vosotros mismos.

(DÍA A DÍA, 365 meditaciones para el aquí y el ahora de Osho).

533726_426435820703577_1749070690_n

Dia 184: La Gran Ambición

osho_frases_DORMIR

Todo hombre es un amor no nato, de ahí la desdicha, la angustia. Porque la semilla no puede sentirse satisfecha siendo semilla.

Quiere convertirse en árbol, quiere jugar con el viento, elevarse hacia el cielo… ¡es ambiciosa!
Cada ser humano nace con una gran ambición… la ambición es florecer en el amor. De modo que veo a cada ser humano como una posibilidad, un potencial, una promesa. Algo que no ha sucedido y que aún debe acontecer, y a menos que pase no puede haber satisfacción ni paz; habrá agonía, sufrimiento, desdicha.
Solo cuando habéis llegado a un florecimiento en el que sentís que estáis realizados – que habéis alcanzado aquello para lo que habéis nacido, que habéis alcanzado vuestro destino, que ya no queda más-, solo cuando la ambición desaparece por completo porque ha sido satisfecha, una persona es feliz, jamás antes.

(DÍA A DÍA, 365 meditaciones para el aquí y el ahora de Osho).

fantastic-world-16

Dia 182: Fluidez

281628_244218048932573_154317147922664_868416_3919553_n

Es bueno estar en muchas cosas… eso os da fluidez. Una persona que ha estado en una cosa, y solo en una, se vuelve muy fija y el cambio se le hace complicado.

Es muy bueno que la gente siga cambiando de este a aquel trabajo; eso la mantiene fluida.
En un mundo mejor, todo sería más móvil de lo que es y las personas estarían cambiando continuamente para que nada se vuelva fijo… lo fijo es una enfermedad.
Cada trabajo nuevo, cada obra nueva, aporta una cualidad nueva a vuestro ser… os hace más ricos.

(DÍA A DÍA, 365 meditaciones para el aquí y el ahora de Osho).

aire

Dia 181: Recordar

osho-despierta-madurez-mental

¡Todo es divino! Dejad que esto sea el primer elemento fundamental en vuestra vida… puede cambiaros tremenda, completamente. Así que a partir de este momento recordadlo tanto como podáis.

Es natural que lo olvidéis muchas veces; que no os preocupe. En cuanto volváis a recordarlo, dejad que esté ahí. No os atormentéis por haberlo olvidado una hora. Es natural… es un viejo hábito; durante muchas vidas hemos vivido en ese hábito. Así que es natural. No os atormentéis, no os sintáis desdichados y culpables. Si podéis recordarlo aunque sea durante unos segundos en veinticuatro horas, bastará… porque la verdad tiene tanto potencial, es tan poderosa, que una pequeña gota de verdad es suficiente para destruir todo vuestro mundo de ausencia de verdad. Un simple rayo de luz es suficiente para destruir la oscuridad de miles de años.
De modo que no se trata de una cuestión de cantidad, recordadlo. No es una cuestión de que recordéis durante veinticuatro horas… ¿cómo podríais hacerlo? Jamás pido algo que es imposible, únicamente lo que es posible. Poco a poco, os empujo más y más, y un día, de repente, veis que lo imposible se ha vuelto posible.

(DÍA A DÍA, 365 meditaciones para el aquí y el ahora de Osho).

10599166_591870647611053_1840055142298437385_n